4 de noviembre, Italia celebra las Fuerzas Armadas y el fin de la I Guerra Mundial

Monumento a Víctor Manuel II en Roma, conocido como como Altare della Patria o Vittoriano.

Monumento a Víctor Manuel II en Roma, conocido como como Altare della Patria o Vittoriano.

Hoy es el 4 de noviembre y en Italia es el Día de las Fuerzas Armadas. Se celebra el fin de la Primera Guerra Mundial (4 de noviembre 1918), que Italia ganó después de la rendición del Imperio austrohúngaro.

Fue día de fiesta nacional hasta el 1976. A partir de entonces las celebraciones del 4 de noviembre han sido cada vez menos importantes, hasta la presidencia de Ciampi (Presidente de la República entre 1999 y 2006) que le volvió a dar valor. El nombre oficial de este día es “Giornata dell’Unità Nazionale e delle Forze Armate”.

En las celebraciones de hoy, 4 de noviembre 2015, el Presidente de la República Sergio Mattarella ha depositado una corona de flores en el Vittoriano (Monumento a Víctor Manuel II), en la céntrica Plaza Venezia, en Roma. Han participado en la ceremonia representantes de las distintas fuerzas armadas con sus respectivas bandas, el Presidente del Gobierno Matteo Renzi, los presidentes de Cámara y Senado.

Los aviones militares Frecce Tricolori han diseñado una bandera italiana en el cielo de Roma mientras el presidente Mattarella rendía homenaje al Monumento a los Caídos.

“El 4 de noviembre es la fecha en la cual por fin se acabó la guerra – ha afirmado en un discurso Sergio Mattarella – que con la conquista de Trento y de Trieste habría coronado el sueño del Resurgimiento italiano de Unidad Nacional. Recordamos con conmoción el sacrificio de muchos jóvenes, cuyas vidas fueron robadas en esta enorme tragedia, y el sufrimiento de las poblaciones civiles”.

El presidente Mattarella ha concluido su discurso recordando el esfuerzo de los militares italianos en el extranjero “para el mantenimiento de la paz”, refiriéndose a las así llamadas misiones de peacekeeping y el esfuerzo de las fuerzas de policía en Italia para el socorro de la población en caso de calamidades naturales.

En la Primera Guerra Mundial más de 1.200.000 italianos murieron. De ellos, alrededor de 650.000 eran jóvenes soldados, enviados en las trincheras de los Alpes, y casi 600.000 eran civiles.

En la otra parte de las trincheras, también los austrohúngaros sufrieron enormes perdidas, con 1.100.000 caídos entre los militares y casi 500.000 victimas civiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *